Ley de Insolvencia Económica Empresarial – Personas Jurídicas

Ley de Insolvencia Económica Empresarial – Personas Jurídicas

La ley aplicable para la admisión al proceso de reorganización empresarial es la ley 1116 de 2006, proceso que se adelanta ante la Superintendencia de Sociedades.

La ley le permite negociar la totimg-ley-de-insolvenciaalidad de sus deudas, la cual es una ventaja para el deudor en crisis, pues se abre el camino y la posibilidad de obtener rebajas en intereses e inclusive, llegado el caso, hasta rebajas del capital de obligaciones.

REORGANIZACIÓN EMPRESARIAL LEY 1116 DE 2006
La reorganización es un proceso Jurídico a través del cual una empresa con la característica de que se viable, busca su preservación y la normalización de sus relaciones comerciales y crediticias.

PROPÓSITOS DEL RÉGIMEN DE INSOLVENCIA EMPRESARIAL
-Protección del Crédito: Como en los procesos ejecutivos
-Empleo: Prelación de los créditos
-Preservación de la Empresa

En mi criterio la reorganización empresarial busca es que los acreedores reciban lo más posible por sus acreencias o créditos, que las empresas como motor del desarrollo económico sigan siendo viables, para preservar sus puestos de trabajo.

OBJETIVO DE LA REORGANIZACIÓN
En ningún momento es la venta de los activos para pagar pasivos, sino el acompañamiento a la empresa como unidad con unas medidas para que en el desarrollo de su objeto social atienda oportunamente sus compromisos.
Como otro objetivo primordial es la recuperación que va ligada al desarrollo de su objeto social, apoyo es los acreedores y ante todo la buena gestión de los administradores.

APLICACIÓN Y COMPETENCIA LEY 1116
La presente ley se aplicará:
-Sociedades, EU y sucursales de sociedades extranjeras
-Personas naturales comerciantes (a prevención)
-Patrimonios autónomos
-Matrices, controlantes y vinculadas

NOVEDADES INSOLVENCIA EMPRESARIAL

Sin lugar a dudas el sector empresarial ha sido de los más afectados durante la crisis generada por el virus COVID-19, una de las medidas adoptadas por el Gobierno Nacional en aras de brindar alivio a sector empresarial consiste en la creación de un régimen transitorio especial para los procesos de insolvencia empresarial.

El Decreto 560 de 2020, recientemente emitido durante el marco del Estado de Emergencia, Social y Ecológica que vive actualmente la nación, introduce reformas muy valiosas y necesarias al actual régimen de insolvencia empresarial contenido en la Ley 1116 de 2006, además el decreto añade un amplio portafolio de mecanismos para proteger la unidad de empresa y el empleo que esta genera.

A través de este decreto se simplifica y agiliza el proceso de admisión al régimen de reorganización empresarial.

Propendiendo por hacer más expedito el proceso de admisión, se establece que el Juez del Concurso no realizará auditoría sobre el contenido o la exactitud de los documentos aportados ni sobre la información financiera o cumplimiento de las políticas contables del deudor solicitante como se venía realizando de costumbre.  Lo que se exige es que el deudor certifique que se lleva la contabilidad regular y verifique la completitud de la documentación aportada.

De esta manera al agilizar el trámite se brindará la oportunidad de salvaguardar la unidad de empresa y la recuperación de empresas viables que por la actual crisis se han visto reducidas a un estado de insolvencia.

Los mecanismos y/o disposiciones adoptadas mediante este decreto estarán disponibles desde la entrada en vigencia del Decreto Legislativo, hasta dos (2) años contados a partir de su expedición.

Déjanos tus datos y solicita asesoría